La convivencia se aprende y el tratamiento adecuado de los conflictos debe tener su lugar en la organización escolar.